jueves, 22 de noviembre de 2012

La Feria del Aneurisma


Esta semana hubo dos ferias en Buenos Aires; la Feria Masticar Buenos Aires donde uno podía ir y encontrarse con Narda Lepes, Fernando Trocca, Tommy Perlberger y como dice su aviso, comer,  probar, oler, compartir, conocer y aprender. Hasta te podías sacar una foto con Narda Lepes y probar alguna de sus exquisiteces. La feria fue un éxito, afortunadamente no fui. Ni se me ocurrió ir. No comparto esas pasiones porteñas de hacer una cola de media cuadra para comer un postre de Narda o, como en la Noche de los Museos, recorrer desaforadamente en pocas horas diez museos, hacer colas y pisotearse para salir no teniendo claro si Fortunato Lacámera pintó La Gioconda o si Lino Spilimbergo pintaba o hacía unos alcauciles braseados para chuparse los dedos. La proximidad y profusión de eventos masivos puede llevar a confusiones antiestéticas.

Otra “feria”, de muy distinto cariz e impredecibles implicancias fue La semana del aneurisma de aorta abdominal donde gracias al “desinteresado” auspicio educativo de una industria fabricante de equipos de diagnóstico, expertos cirujanos (expertos en y ávidos por operar, seguramente) te proponían darte una vuelta por el Hospital de Clínicas y con una simple pasadita de ecógrafo, podrían diagnosticarte un aneurisma de aorta abdominal y “salvarte la vida” en breve pero no menos emotiva ceremonia. Ceremonia que implica abrirte la panza y restaurarte tu aorta enferma o bien, entrar con un catéter por una arteria de la ingle y ponerle una mallita, una especie de camisetita, un poco más compleja, aunque bastante más cara, a tu aorta, para que no se vaya a hacer la loca y dejarte de a pie justo en el momento en que podías disfrutar de tu jubilación de mil pesos yéndote con la patrona al Caribe.

Gilbert Welch en su muy bien escrito libro “Sobrediagnosticado: enfermando a la gente persiguiendo la salud” dice:

“Los médicos, son cada vez más hábiles de ver más y más lo que significa que ellos encontrarán cada vez más anormalidades que significan menos y menos. El problema es claramente relevante en la medicina clínica, particularmente cuando la severidad de una condición es definida por su tamaño. Los aneurismas de aorta abdominal son un clásico ejemplo de este fenómeno”

Un aneurisma es una dilatación de una arteria, que se estira, que se debilita y que dependiendo de la dimensión de estos trastornos puede llegar a romperse, provocar una dramática pérdida de sangre y causar la muerte. Un aneurisma grande tiene un alto riesgo de ruptura, un aneurisma pequeño tiene un pequeño riesgo de ruptura.

Antes los médicos detectaban los aneurismas palpando la panza y su capacidad de detección dependía obviamente de muchos factores como la habilidad y las ganas de encontrar aneurismas del galeno y el tamaño de la panza del paciente entre otras cosas.

Con el advenimiento de los chiches diagnósticos que bien usados pueden ser muy útiles y mal usados pueden ser tan peligrosos como un mono con una navaja, la posibilidad de diagnosticar “cosas” aumentó exponencialmente. Exagerando un poco la cosa, uno puede llegar a leerle la mente a las células y saber qué travesuras están dispuestas a hacer. Lo que no decimos es que las intenciones de las células muchas veces son mucho más inocuas que el entusiasmo de los médicos. Estas habilidades diagnósticas muchas veces residen en un aparato extremadamente sensible (un ecógrafo, un tomógrafo un resonador magnético) en hábiles manos capaces de sacarle el jugo al chiche, pero que si (estas hábiles manos) son extremidades de un cerebro poco adaptado, como no es raro encontrar, pueden llegar a causar estragos.

Los aneurismas de la aorta abdominal son fácilmente detectados y medidos por un ecógrafo. En un estudio se confrontó la habilidad médica de la palpación con el examen ecográfico en una población de 201 hombres con riesgo aumentado de tener tal aneurisma. Las manos exploradoras encontraron cinco mientras que los ecógrafos detectaron dieciocho. De estos trece aneurismas que fueron detectados por el ecógrafo y no por la mano (dieciocho menos cinco me da trece) uno era mayor de cinco centímetros, cuatro medían de 4 a 5 centímetros y ocho eran pequeños (menores de 4 centímetros).

La mayoría (90 por ciento) de los aneurismas detectados son de tamaño menor que el recomendado para operarse. Entonces, dice Welch “…cuanto más usamos tecnologías avanzadas de imágenes encontramos cada vez más-pero lo que encontramos son anormalidades más pequeñas. Los pacientes nuevamente diagnosticados tienen el riesgo más bajo de tener problemas- y el riesgo de sobrediagnóstico es cada vez más alto.

Ya expliqué en otros pasajes qué era sobrediagnóstico. Lo repito brevemente: sobrediagnosticar es encontrar problemas que nunca le causarán nada al paciente excepto tener la preocupación de haberse diagnosticado ese “problema”. Problema que si no iba a modificarle su vida, le creamos, los médicos al paciente.

Con la detección “al paso” como se propone desde tan sublime institución, de aneurismas de aorta abdominal, es mucho más probable que le demos la “Bienvenida al Club de los Aneurismas” a muchos individuos que empezarán a ver una espada desenvainada sobre su impía cabeza. Una espada de Damocles, un aneurisma dispuesto a estallarle en pleno crucero caribeño. Aclaro que es una ironía, puesto que probablemente quienes expongan su pancita a los ecógrafos y ecografistas deben estar más preocupados por llegar a fin de mes que por contratar un crucerito en el Caribe y muy seguramente no tendrán un médico en serio que se ocupe de hacerlos dejar de fumar, bajarles la presión y el azúcar y rogarles que caminen un poquito; maniobras seguramente menos peligrosas que andar buscando con aparatitos catástrofes potenciales. Honrosa excepción a esta ley de que los pobres la pasan peor, la de la tiroides de nuestra señora Presidenta a la que le entraron a sangre y fuego para desalojarla de su cuello en una clara y entusiasta maniobra sobrediagnosticadora (léanse mis notas ad hoc).

¿Es recomendable buscar aneurismas de aorta abdominal? Sí, lo es. Pero no al que pasa, ve luz y entra sino a poblaciones seleccionada en base a sexo (hombres) edad (mayores de 65 años) y hábitos (que hayan fumado).

Si los galenos entusiastas del otrora prestigioso Hospital de Clínicas tomaron esas precauciones, es decir si se lo hicieron solo a los hombres, mayores de 65 y que fuman o habían fumado. Esta boca no es mía, apago la PC y no escribo más. Ellos habrán aumentado su habilidades quirúrgicas, la industria de la tecnología habrá vendido más ecógrafos y algunos de sus operados (solo algunos y nunca sabremos cuáles) habrán salvado su vida. Pero si como sospecho, porque conozco a mis colegas como si los hubiera parido a todos y porque ya me enteré por esos otros galenos mediáticos, que hablan de todo en los programas radiales y dicen barbaridades, porque jamás ven un paciente,  que le hicieron ecografía a las mujeres también… si eso ocurrió:

  • Los galenos abusando de su poder diagnóstico enfermaron gente.
  • Los galenos, por su picardía diagnóstica operarán (y aprenderán a operar) mucho más y muchos más que jamás se habrían enterado de la fatalidad de su aneurisma.
  • Los vendedores de equipos sofisticados (léase ecógrafos) que seguramente pagaron la propaganda y los sanguchitos del cóctel del Triple AAA se harán su propia fiesta porque los llamarán de pueblos de la Argentina Profunda algún intendente de generosa mano y les comprará un ecógrafo en lugar de darles de comer a los chicos, abrigarlos y educarlos.
Un consejo: si le gustan las aglomeraciones y las cosas masivas y está entre ir a ver quince museos en una noche, hacer cola para comer un canapé o pasar por un consultorio médico que hace mucha propaganda. No lo dude, intoxíquese de arte o haga una hora de cola para comer un canapé de Narda Lepes.  Saldrá mucho más contento y con mucho menos riesgo, no espere que lo acompañe, pero si ve alguna tartita rica acuérdese de mí y comparta, no sea glotón.

La Argentina tiene un sistema de salud caótico, fundamentalmente en manos de políticos y sindicalistas que jamás leyeron un libro de salud pero que huelen una coima con la habilidad de un perro labrador entrenado.

Es en estas campañas paroxísticas, irracionales y desarticuladas que aparecen del día a la noche donde suele verse este caos. Pero muy pocos lo ven.

Cuando, en mi casa, a la tardecita, me pongo a escribir, escucho la radio. Es un buen método para saber que no tengo un aneurisma abdominal ni cerebral (los hay también en el cerebro y ya aparecerá algún “Albert Schweitzer” ofreciendo encontrarlos). Si lo tuviera, me habría reventado mil veces al escuchar las bestialidades de estos galenos que no ven pacientes, que tienen una boca enorme y que le llenan la cabeza a la gente.

Ahora, estoy por escuchar un programita de radio donde, entre otras consignas estúpidas para pasar el rato, un “fitoterapeuta” nos expondrá su ciencia. Y ya mismo cambio de estación de radio porque este estúpido que empieza su programita a las nueve, no conforme con la fitoterapia, nos va a  asustar a todos con la esclerosis múltiple y la distrofia muscular progresiva y mañana todos vamos a tener alguna de las dos.

Como decía Inodoro Pereyra o su perro Mendieta ¡Qué lo parió!

2 comentarios:

  1. Minority report
    Dirección Steven Spilberg
    Protagonista Tom Cruise.

    ResponderEliminar
  2. Pasé por el Hospital hace unos días. El afiche dice "varones mayores de 60, fumadores" (se salvó el honor!), pero lo escrito aquí se aplica perfectamente. Nos apuramos a detectar "lesiones", imágenes, para las cuales lo más adecuado sería no hacer nada. Para qué corrimos, para qué asustamos, para qué generamos consumo?
    Felicitaciones por el blog!

    ResponderEliminar