martes, 18 de diciembre de 2012

Éramos pocos


El otro día me quejaba… aclaro que vivo quejándome, pero no como la Gata Flora (y no te lo tomes a mal lectora Flora que no hablo de vos, hablo de la gata), me quejo siempre en la misma dirección; me quejaba decía, de una campaña de detección “al paso” de aneurismas de aorta abdominal. Mencionaba lo bobos (y a veces no tanto sino que les pagan para ello) que son los periodistas cuando hablan de salud, cuando se prestan a campañas, cuando le dan voz (y voto) a conspicuos médicos mediáticos, que suelen ser ignorantes de su ignorancia (que es el peor de los estados, porque el que no ignora que ignora, estudia, se documenta) o a conspicuos periodistas “científicos” que escriben en nuestros matutinos nacionales, cuyo nivel de escritura y abordaje de temas científicos es tan superficial, tan sensiblero y propagandístico que, si no fuera por el olor a “plata bajo la mesa” que tienen, uno diría que son imbéciles (y que me disculpen los imbéciles, pobrecitos). Y no es que este olorcito a “plata bajo la mesa” los exculpe, pero, claro está, en la Argentina posmenemista, ganar plata (y mostrarla) aunque sea de cualquier forma, es bien visto. Y si uno, en una mesa de café o en una reunión de médicos mediáticos habla de las barbaridades que dice fulano o fulana por radio y televisión, rápidamente, en un santiamén, el “gil” sos vos. Enseguidita algún vivo te dice ¿Vos sabés la guita que cobra fulana del laboratorio tal? ¿Vos sabés cuánto le pagan a Pedrito por decir por radio que todos los ciudadanos tienen que recibir la vacuna contra la envidia, porque se viene un virus de envidia de Europa que nos va a dejar a todos culo parriba? Y claro, uno mira su departamento, medio caído de sanitarios y con alguna manito de pintura de menos, y mete violín en bolsa y se va, cabizbajo, con la música a otra parte. Porque este doctor de sedosa voz,  de trajes claros, de ojos celestes, de tostado Caribe permanente, de corbata amarilla de Hermes y tiradores, y camisa a bastones de cuello blanco (bastante grasa, bastante menemista digamos) tiene auto alemán, vive en Barrio Parque, tiene country en Pilar y recibe plata hasta por los caños del agua che… qué joder. 
¿Suena creíble esto?

Me estoy yendo por las ramas…

Les decía que me quejaba de las campañas insensatas, cuando, por Radio Mitre, escucho la voz apesadumbrada de Emilio Disi, diciendo que su hermano, Pepe Parada había muerto de cáncer de próstata y terminaba diciendo algo así como “Que no te pase como a mi hermano, que no te sorprenda el cáncer de próstata, hacete ver una vez al año”. Y rapidito, la firma de una Obra Social.

Éramos pocos y parió mi abuela, me dije. Les digo.

Como ustedes sabrán, la búsqueda sistemática de cáncer de próstata en pacientes sanos y sin síntomas redunda en carnicerías de prostatectomías (resección de la próstata), que pueden tener efectos adversos como impotencia sexual (muy frecuente), incontinencia urinaria (bastante frecuente) y que, cuya aplicación sistemática NO REDUJO LA MORTALIDAD POR CÁNCER DE PRÓSTATA.

Se los digo de nuevo y de otra forma, para que me entiendan. Encontramos cánceres de próstata a rolete cuando los buscamos, pero los que se iban a morir se mueren igual y muchos (muchísimos) que se iban a morir de otra cosa sin siquiera enterarse que tienen cáncer de próstata, se mueren, de la otra cosa, llevando por años la pesada mochila de tener cáncer y (lo que más me calienta, si me disculpan el tonito) diciendo que el doctor Seisdedos “me salvó la vida”. El doctor Seisdedos tiene seis porque los cinco no le alcanzan para contar plata y hacer tactos rectales a la vez.

Las asociaciones, serias, que investigan sistemáticamente los resultados de estas campañas (como la U.S. Preventive Services Task Force) recomiendan NO hacer PSA (un examen de sangre para detectar cáncer de próstata). Aclaro:

No es que no recomienden hacerlo. Es que RECOMIENDAN NO hacerlo.

Del dedo (en la cola) de Seisdedos, no hablan pero es lo mismo.

Sin embargo, una Obra Social, hace una campaña por radio; gasta la guita de sus afiliados recomendando un procedimiento que está recomendado NO hacer.

¿Me entienden? ¿No es para calentarse che?

¿Qué hay detrás de todo esto?

Me imagino que varias cosas (separadas o todas juntas) pueden influir:

  • Un gerente médico (que en general no fue buen médico y tampoco es muy buen gerente) “entusiasta” por las campañas bien vistas pero ignorante (en el mejor de los casos) de la inutilidad (y lo que es más grave, iniquidad) de su campañita.
  • Un gerente médico (el mismo) que puede recibir un sobrecito con uno que otro pesito de alguna sociedad a la que le conviene el diagnóstico de cuanto cáncer hay, el tratamiento de cuanto cáncer hay, la difusión de la cancerofobia y esas cosas. El tipo gasta tu plata, a vos te agarra Seisdedos, te opera, vos te quedás sin próstata, Seisdedos se va “al Uruguay” (como le dice la gente fina a Punta del Este), y el Gerente, pa no ser menos, también se va “al Uruguay”.
  • Un Emilio Disi, lego (porque en este caso no se lo puede rotular de “ignorante” porque no tiene por qué saber medicina), que presta su voz (espero que no cobre por eso) para recordar a su hermano y “abrirte los ojos” para que Seisdedos te meta el dedo y te solicite un PSA.
  • Nosotros (ustedes bah! porque a mí no me agarran) que nos creemos todo cuanto nos dicen y que, desesperados por no morir jamás, salimos corriendo a lo de Seisdedos a “prevenir”.
  • Un montón de legos desconfiados que al leer este blog, hará paranoicas elucubraciones de quién me pone guita a mí, para dejar que la gente se muera como moscas… (sin ir más lejos, lean los comentarios que hace “la gente” en los artículos de los diarios).
Estimados: Hay muchas cosas que se pueden hacer para prevenir en serio. La mayoría, cosas no médicas.  Hay muchos actos médicos que hacemos los buenos (modestia aparte) médicos para prevenir o diagnosticar precozmente (que significa diagnosticar para curar). Pero también hay muchos (muchos, muchísimos) actos médicos que gastan una enormidad de plata (campañas carísimas en medios carísimos de difusión, consultas médicas, procedimientos diagnósticos, tratamientos quirúrgicos, tratamientos oncológicos, seguimientos oncológicos, radioterapias, etc.) que no mueven un milímetro la aguja de la mortalidad.

Y también hay actos no médicos que no se hacen y que si se hicieran, moverían bastante (y en poco tiempo) la aguja de la mortalidad:

  • Como hacer autovías dobles en una Argentina donde se mueren 7.000 ciudadanos por año y otros tantos (me imagino) quedan discapacitados en accidentes de tránsito.
  • Como alimentar bien a todos los chicos.
  • Como educarlos bien. Porque, Oh sorpresa! si uno les educa los tipos aprenden a comer bien, a lavarse los dientes, a no fumar paco. Pero ¡Ojo! que si “crecen” mucho económicamente pueden empezar a vestirse con trajes té con leche y corbatas de Hermes y salir a coimear (en la Argentina nunca sabemos qué puede pasar).
  • Como varias cosas más, que no son cuestiones médicas sino cuestiones políticas.
  • CUESTIONES POLÍTICAS, ¡CASI NADA!
El otro día lo oí a Juan Carr (Luchemos por la vida) recomendar el uso de casco a los que andan en bicicleta. Hace un par de años estuve en Amsterdan, donde las bicicletas son miles y miles, vi que no usaban casco y me pregunté ¿Hará falta el casco? La respuesta al menos merece un estudio sistemático antes de largarse a promulgar el uso de cascos y aumentar exponencialmente las ventas de cascos que podrían no servir para nada.

Nuestra salud está en manos de políticos (Obras Sociales Provinciales, Ministros de Salud) y Sindicalistas que no saben nada de salud, que vivieron toda la vida malgastando y coimeando con nuestros aportes personales y que se desviven por cortar cintitas inaugurando un tomógrafo por el que coimean como locos y que solo unos pocos podrán usar. Y aclaro, no estoy en contra de los tomógrafos sino en contra de quienes los usan inapropiadamente.

P.D.1: Si quieren ampliar sobre por qué no recomiendo la búsqueda de cáncer de próstata pueden leer mi nota ad hoc:

Información a mis pacientes: Por qué no recomiendo el rastreo de cáncer de próstata


P.D. 2: Si lo ven a Emilio Disi díganle que deje de sentir culpa por la muerte de Pepe. Pepe se murió porque era de los que se tenía que morir. Y díganle que su voz, está recomendando una práctica que es más el daño que hace que lo (casi nada) que previene.

P.D. 3: Si les dicen que soy otro coimero  que me conviene que la gente esté enferma y se muera díganle que se vaya a la…

6 comentarios:

  1. Muy bueno, Charly.
    Esta mañana pasé a buscar a una compañera para ir a la Universidad y juntos nos topamos con un cartel enorme de Emilio Disi para la misma campaña, diciendo lo mismo.
    Más allá del amargor que nos dio, nos quedamos pensando: ¿qué pasaría si nosotros consegumos dinero y hacemos una campaña que diga lo contrario?
    ¿Cómo se nos vería públicamente hablando en contra de algo tan loable como "salvar vidas", que es el mensaje último de esa campaña?

    Probablemente seríamos denostados.
    Qué lo parió... diría Mendieta.

    ResponderEliminar
  2. Que bueno Carlos! Me encantó la claridad y la franqueza. Este sigue siendo la buena orientación en el criterio médico. Claro que plata, mas cientificismo, más prestigio de "ultima tecnologia" Igual, negocio e imbecilidad creciente. Por el regreso de la clinica, la autoridad médica fundada en la experiencia y el criterio ético! (Y no digo bioetico porque también desbarranca) Abrazo y es un gusto leerte. JOsé Luis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bueno saber que en Delegación Local estás vos José Luis. Si me dijeran que tengo que ponerle nombre a los cafés que me tomaría en mi vida con gente a quien quiero, respeto y con quien me quede con ganas de compartir momentos, seguro, con vos tomaría muchos. Me acuerdo de tus paisajes patagónicos que pintabas en tu departamento de... 48? en La Plata.

      Eliminar
  3. Tal cual! Nuestra cultura está tan permeada por el anhelo de consumir tecnología (diagnóstica y/o terapéutica) que dejamos de lado lo fundamental: estilos de vida saludables.
    No sólo con el monitoreo por PSA se dan estas campañas de marketing: recordemos, si no, los anuncios sobre la vacuna anti-HPV.
    El mercado no puede darnos Salud: no le interesa.
    Felicitaciones por el blog.
    Pedro

    ResponderEliminar
  4. Pedro: ayer, en los pasillos de mi Hospital (Italiano de Buenos Aires), me encontré con una becaria, estudiante de medicina de 6° año de la UBA y nos pusimos a charlar, y ávidamente le pregunté por sus experiencias en la UBA. Me habló de dos cosas: del Clínicas (al que ama) y de Pedro Politi a quien admira. Pronto escribiré de el Hospital de Clínicas, con las contradicciones que tengo sobre ese "modelo" y de los Pedro Politis, con la añoranza que tengo de esos modelos. Sin conocerlo, lo admiro. Y a riesgo de cometer una infidencia, esa estudiante me dijo que se llama Agustina Briatore. Y me pareció una chica tan inteligente que donde sea que termine, seguro que lo hará bien, porque tiene el "fuego" que usted y yo tenemos la suerte de tener: amar lo que hacemos.

    ResponderEliminar
  5. a lo que ustedes llaman la ultima tech yo llamo "La dictadura de las imagenes " todos afectados por ellas con hiperdiagnosticos:(
    muy bueno todo como siempre .. espero el escrito sobre el Modelo Clinicas .

    ResponderEliminar